Sexismo, infanticidio femenino y patriarcado



 

Srinagar, Indien  En la India, Pakistán y China el sexismo se manifiesta pronto. La mayoría de los padres prefieren tener hijos varones. Como consecuencia, en los últimos años se ha generalizado la práctica del aborto selectivo. El motivo principal de este problema es el patriarcado.

kfd_DV_Trier

En Cachemira, el sexismo empieza ya en el momento del parto. Cuando nace una niña en un hospital, se ven escenas de madres llorando, como si estuvieran de luto; padres bajando la cabeza para esconder sus lágrimas o, a veces, con miradas y reacciones furiosas; abuelas golpeándose el pecho; abuelos blasfemando… Así, con esta especie de duelo familiar, es como se le da la bienvenida casi cada vez que nace una NIÑA. A partir de ese instante, empieza para la pequeña una vida llena de dificultades y sufrimiento. En nuestras sociedades vecinas, en la India y Pakistán, esta tendencia es aún peor y el infanticidio femenino es habitual.

La India, Pakistán y China son los países más afectados por el infanticidio femenino. En estas regiones, muchas parejas desean tener hijos varones porque, por tradición, son los que llevarán el nombre de la familia y mantendrán y protegerán a sus progenitores cuando estos se hagan mayores. De las hijas, en cambio, se espera que abandonen a sus padres cuando se casen y que se unan a la familia del marido y cuiden de ella. En estas sociedades, el patriarcado ha dado lugar a la desigualdad, que desfavorece a las mujeres.

En 2001, en el censo de la India se contabilizaron 941 niñas por cada 1000 niños. En el último censo del país, realizado en 2011, la proporción era aún más dispar. En 2011, en el estado de Jammu y Cachemira sólo se contabilizaron 859 niñas por cada 1000 niños y el promedio nacional de niñas fue aún más bajo, de 914. En 2012, en la víspera del Día Internacional de la Niña, el gobierno de la India afirmó que el número de niños y niñas, en general, había sufrido un descenso en comparación con la población total; en 2011 “faltaban” casi tres millones de niñas, un millón más que de niños, en comparación con los datos de 2001.

El aborto selectivo, una práctica habitual

“Tras la legalización del aborto en la India en 1971 y el uso generalizado de nuevas tecnologías que permitían diagnosticar el sexo del feto, se empezaron a practicar abortos de manera generalizada”, afirmaban Arindam Nandi, asociado de investigación del Center for Disease Dynamics, Economics and Policy en Washington, D.C. y Anil Deolalikary de la Universidad de California en un informe en abril de 2011: “Does a Legal Ban on Sex-Selective Abortions Improve Child Sex Ratios?” (¿Ayuda una ley que prohíbe el aborto selectivo a mejorar la proporción de sexos?).

Pakistán también sufre la amenaza del infanticidio femenino. Según estimaciones de finales del siglo XX, en Pakistán se necesitan cerca de 3,1 millones de niñas. Muchos atribuyen estas cifras al infanticidio.

La proporción de sexos más desigual del mundo

Un estudio revela que la proporción entre hombres y mujeres en Pakistán es de 111 hombres por cada 100 mujeres. Estas cifras representan una proporción de sexos de las más desiguales e inusuales del mundo. Existen sólo dos países más en el mundo con desproporciones similares: la India y China. Al igual que en Pakistán, en estos países existe una clara preferencia por los hijos varones, lo que explica el elevado crecimiento de la población.

La situación en China también es desalentadora. Según el Centro de Ginebra para el Control Democrático de las Fuerzas Armadas (DCAF), el déficit demográfico de niñas, fallecidas como consecuencia del infanticidio o aborto selectivo, es comparable al número estimado de fallecidos en conflicto a lo largo del siglo XX, 191 millones.

Como resultado del infanticidio femenino y del aborto selectivo, se estima que, hoy en día, en China hay entre 30 y 40 millones más de hombres que de mujeres.

Es evidente que el infanticidio femenino que ha dado lugar al déficit de niñas en la India, Pakistán y China acarreará consecuencias sociales, políticas y económicas negativas para la sociedad.

El patriarcado como raíz del sexismo y del infanticidio femenino

El motivo principal de este problema es el patriarcado, que ha deshumanizado las almas e incluso establecido un paradigma que enfrenta a las mujeres. La rigidez del sistema patriarcal ha dado lugar al sexismo, el infanticidio femenino y a otras formas de violencia de género. También se ha manifestado en forma de fanatismo religioso y nacionalismo cruel.

“Cuatro hombres violan en grupo y asesinan a una mujer joven trabajadora; un padre viola a su hija menor de edad; una adolescente violada por su vecino; marido echa ácido a su mujer y esta muere; se encuentra a un bebé asesinado tras ser violado”. Estos y otros titulares y artículos desgarradores forman parte del día a día en la India y en otras sociedades dominadas por las ideas perversas del patriarcado.

Publiziert März 2016