Donald Trump y su guerra contra los mexicanos



 

Mexico City, Mexico  No ha habido en las últimas décadas un personaje que haya insultado a México y a los mexicanos con tanta vehemencia, insistencia y arrebato, como lo ha hecho el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump.

A los mexicanos los ha llamado violadores, criminales y traficantes de drogas. El motor de su campaña ha sido la construcción de un muro fronterizo que limite la llegada de migrantes provenientes de México y Centroamérica. El discurso del presidenciable más xenófobo ha ido mucho más allá, al amenazar qué de llegar a la presidencia, dará por concluida la participación de Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Sin embargo, los agravios y desprecios del señor Donald Trump no fueron suficientes para que el presidente de México Enrique Peña Nieto evitara una de las mayores pifias de su mandato: abrirle las puertas de nuestro país al republicano el miércoles 31 de agosto.

La visita del multimillonario generó en el 88.2% de la población, sentimientos negativos, informó pocos días después de realizada la visita, una encuesta de Consulta Mitofsky. Para el académico e internacionalista Eduardo Rosales, el encuentro fue un gravísimo error que generó el rechazo, la condena y la crítica unánime de los ciudadanos. Su Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien gestionó la visita, tuvo que renunciar al cargo luego del escándalo generado.

Senadores de oposición organizan jornada artística #Diles que voten, para pedir a latinos que salgan a votar Isabel Uribe

Esta elección le compete a México, no sólo porque Estados Unidos es su mayor socio económico, también porque el envío de remesas de mexicanos que trabajan en Estados Unidos, ascendió a 17 mil 660 millones de dólares, tan sólo entre enero y agosto de 2016, reportó el Banco Nacional.

Además, al día de hoy la población latina de origen mexicano que habita en Estados Unidos, es mayor a los 34 millones de personas, según Pew Reasearh Center, organismo que apunta que la migración mexicana ha sido una de más importantes en la historia moderna.

La gran mayoría de los mexicanos tienen familiares y conocidos que viven en Estados Unidos

Las elecciones estadounidenses siempre interesan en México, porque ellos nos quedan cerca, porque son muy poderosos, porque el dólar nos afecta, porque la gran mayoría de los mexicanos tienen familiares y conocidos que viven en Estados Unidos, de tal manera que ven los comicios en aquel país, casi como si fueran propias, dice el crítico y académico Raúl Trejo Delarbre.

La cobertura mediática ha sido tan intensa como si se tratara de una elección nacional, con la transmisión de los tres debates en vivo por las cadenas más importantes de televisión. En una primera etapa, en las elecciones primarias dice Eduardo Rosales, los medios prestaban mayor atención al candidato republicano, sin embargo, el hecho de que este individuo se convirtió en un populista demagogo, con una serie de propuestas fantasiosas, irrealizables, propias de una República Bananera, le han hecho perder la atención, y el respaldo de los grandes medios de comunicación, quienes han virado hacia la candidata Hillary Clinton.

Esta elección, será la piedra angular de la futura política migratoria en Estados Unidos

En México no ha habido, como sí ha sucedido en Estados Unidos, un pronunciamiento de medios de comunicación en apoyo a la demócrata Hillary Clinton, sin embargo, la inclinación es tan obvia que ni siquiera hay que decirlo. Cada día, al leer las columnas y notas informativas, se pueden encontrar decenas de adjetivos que descalifican a Donald Trump y sus propuestas.

Este fenómeno no termina en las redacciones, la clase política mexicana, reconocidos cantantes y actores, así como la Universidad Nacional Autónoma de México, la institución de educación pública más importante del país, han conformado frentes contra el candidato republicano, han denunciado los dichos de Donald Trump, e incluso, anunciando su simpatía por la candidata de la continuidad.

Mientras un grupo de senadores en el patio del Congreso organizan una jornada artística para pedir a los latinos en Estados Unidos que voten contra Trump, a unos pocos kilómetros, en la avenida Juárez, en el corazón de la capital del país, se reúnen grupos de ciudadanos para romper una piñata con la figura del candidato republicano.

Faltan tan sólo unos días para las elecciones en Estados Unidos y los mexicanos, los que vivimos en México y los que viven en Estados Unidos, saben, sabemos que esta elección, será la piedra angular de la futura política migratoria en aquel país. Por ello, por la economía, por la cercanía y por la política misma, los comicios norteamericanos nos importan.


Published November 2016




   WRITE YOUR PERSPECTIVE     TRANSLATE THIS ARTICLE 



other perspectives on this topic